Viaje a California: se acabó pero con ganas de más

El jueves por la mañana aterrizábamos en Barcelona. Si me sigues por las infames redes sociales igual ya me viste asomar la cabeza.

Estoy sorprendido con el tema del jetlag, llevo cuatro días teniendo que hacer siestas poderosas, con poca hambre a las horas que corresponden y más cansado. Imagino que vivir dos semanas de felicidad en ese paraíso americano deja huella en el cuerpo 😉

Como siempre te pediré un poco de paciencia con el tema de las fotografías. Voy a ir procesando y redactando historietas para tu deleite personal.

Tampoco me olvido de los cientos de fotos que aún me quedan del Viaje a China, esas también irán cayendo pronto.

De momento te dejo con un primer resumen de mis experiencias:

Lo peor

Los vuelos, siempre. Especialmente las casi 6 horas del vuelo interno entre Philly (así es como se le dice a Philadelphia si quieres que piensen que eres americano 😉 ) y San Fran (yep, también contraen el nombre de San Francisco). Un avión de estos “normales” que se usan para vuelos europeos cortos. Por si el tema de las horas fuera poco no quería dormir ya que íbamos a llegar a las 20:00. Quería mantener ese sueño para poder dormir toda la noche y acostumbrar el cuerpo.
Al final, gracias a ese sufrimiento somnoliento, el jetlag en San Francisco fue mínimo. A nivel de hambre perfecto (bueno, y quien no tiene hambre con esa comida) y el sueño genial a partir del día 2.

Los congestionados autobuses de San Francisco: no tengo pegas de San Francisco, me enamoró (ya te contaré) pero el tema de que algunos autobuses fueran latas de sardina no me moló nada. Si vas con mochila, cámara y un tío con muletas… pues eso.

El tráfico de Los Angeles: horrible. Atascos increíbles por todos lados ya que el uso de coche es imprescindible para desplazarse.

Las horas de carretera: San Francisco, Napa, San Francisco, Los Angeles, Las Vegas, Gran Canyon, Las Vegas, Gran Canyon, Las Vegas. ¿Te haces a la idea?

bus San Francisco

Lo mejor

La comida: no tengo palabras, cada vez que recuerdo esos platos… Ya me conoces, para mi este fue un viaje gastronómico más que fotográfico (sí, a mi también me sorprendió).

Practicar inglés: puede parecer una chorrada pero estar inmerso con el inglés 24 horas y tener que usarlo en todos sitio moló bastante. Ni me imagino lo que aprendería estando ahí unos cuantos meses.

La gente: nos encontramos con gente muy maja, como ya te conté, a lo largo de todo el viaje. Creo que ninguna mala experiencia en ese sentido.

Series y películas: como cuando visitas Nueva York la costa oeste también te recuerda a las películas. ¿Las calles de San Francisco? ¿Alcatraz? ¿Las playas de Los Angeles? ¿Los casinos en Las Vegas?
Es muy curioso que aunque todo lo has visto antes en TV impresiona más (al menos a mi sí). Desde los mencionados sitios hasta los cafés más auténticos, las carreteras infinitas o los vigilantes de la playa.

Tarjeta de crédito para todo: igual que nuestros amigos en los países nórdicos, en USA puedes usar la tarjeta de crédito en todos sitios, incluso para cantidades pequeñas. Es genialmente rápido y cómodo, a ver si empezamos a coger ejemplo aquí en Spain. A nivel personal voy a intentar usarla más a partir de ahora, que me tengan que decir ellos que no la aceptan.

Y más, mucho más que tengo que contarte. Creo que tengo más anécdotas que fotografías en este viaje 😉

Muelle de San Francisco

8 comentarios

Deja un comentario

*
*