Un fin de semana por Ourense

Pasando la noche en un tren

Este pasado fin de semana cogimos el tren para atravesar la península hasta Ourense, Galicia. Nunca había ido en un trenhotel y la verdad es que es bastante cómodo comparado con coger un avión, alquilar un coche y hacer noche en un hotel convencional.

Subimos a las 20:30 y llegamos a la 10:00 del día siguiente. Las cabinas, de dos personas, eran mucho más pequeñas de lo que parecían en las fotos. Como odio que hagan fotografías engañosas con objetivos gran angulares.
En fin, tiene dos butacas que más tarde se esconderán para convertirse en camas. Camas cómodas por ser un tren, con sábanas limpias y almohada.

Cada cabina tiene un lavabo y ducha privados, que se agradece. Incluso viene con el típico bolso de utensilios de cortesía (jabón, cepillo de dientes…).

Dormir en un tren es una experiencia extraña. Te vas a ir moviendo, te despertarás con ruidos de maquinaría y notarás, en alguna parte del camino, como te detienes. Puedo imaginarme gente mareándose con el vaivén del tren.

Examen de espada

El motivo del viaje era hacer un examen de paso de grado. Fue genial poder volver a ver a compañeros de Andalucía y Galicia, así como a mi maestro. Pudimos comer juntos, conversar y escuchar las decenas de historias que un coreano de más de 70 años viviendo en Galicia te pueda contar.

La comida por allí es exquisita. Desde empanada gallega, el pan y los platos que pudimos comer en una terraza del centro de la ciudad. Pulpo (y aunque no soy fan, comí un poco y me gustó) y otros platos cuyo nombre no recuerdo: carne, patatas, lacón (pero no el típico que encuentras por aquí, uno mucho más natural y rico), churrasco…

Con ganas de volver pronto.

viaje-a-galicia-2015

viaje-a-galicia-2015-2

viaje-a-galicia-2015-3

viaje-a-galicia-2015-6

viaje-a-galicia-2015-7

viaje-a-galicia-2015-8

viaje-a-galicia-2015-9

viaje-a-galicia-2015-4

viaje-a-galicia-2015-5

8 comentarios

Deja un comentario

*
*