Pobreza Alemana

No nos engañemos, en todos sitios hay problemas. Y si bien parece ser que solo se mira a Alemania como ejemplo a seguir, debemos ver las dos caras de la moneda.

Aquí en Munich lo de la vivienda es de risa. Saber que vas a tener que dejar el apartamento donde estas cuando te vayas a jubilar porque sabes que no lo vas a poder pagar es una M. Así mismo me lo contaba la señora con la que estaba hace dos semanas.

Que te suban los impuestos, léase cobres menos, cuando tu hijo cobra su primera nómina no es algo que mole demasiado.

Y tener que apuntar a tu hijo (de ocho meses) a la guardería para tener sitio cuando cumpla los tres, tiene tela.

No se… seguiré investigando haciendo caso omiso a los coches de lujo y ropa de diseño.

Como dice el dicho: no es oro todo lo que reluce.

8 comentarios

Deja un comentario

*
*