Los onsen y su innegable poder – Japón

En mi primer viaje a Japón no tuve el placer de poder descubrir los onsen. Por suerte esta vez sí y la verdad es que ha sido una de las mejores cosas que hicimos.

Un onsen es un ‘mantial termal’. Baños cuya agua proviene de la montaña.

Takayama

Nuestro primer contacto fue en los alpes japoneses, debía ser allí donde supuestamente las menores temperaturas invitarían a un baño en agua hirviente (es que realmente está muy caliente).
Por 500¥ (4€) pagamos la entrada a los baños. Estos, algo masificados, contaban con baños al aire libre e interiores.

No te mentiré, el reglamento de los onsen es un poco… digamos “inusual” (al menos para mi):

  • Hay que estar completamente desnudo.
  • Debes lavarte antes.
  • No puedes meter la mini-toalla en el agua.

Es inevitable que al ver a tanto japonés con el culo al aire te sientas abrumado 😉

Imagínate que veníamos de una excursión por la montaña, empapados y calados hasta los huesos del frío. Imagínate lo bien que nos sentó el agua caliente.

Takayama Japon

Hokkaido, onsen en mitad del bosque

La experiencia podría haber acabado allí en Takayama, por suerte cuando visitamos la isla de Hokkaido (al norte de Japón) tuvimos una sorpresa inesperada.

Gracias al GPS y a la guía de viajes encontramos un roten-buro (onsen al aire libre) perdido en medio de la montaña. Después de igual una hora de carretera llegamos a un entrante. No había casi indicaciones, solo algunos coches aparcados.
Decidimos ponernos el bañador en el coche, coger la toalla y bajar un camino sin saber bien bien a donde conducía. Conforme caminábamos entre ese frondoso bosque el sonido del agua caer se hacía más claro, nos estábamos acercando.
Imagina nuestra cara al ver ese baño con agua de montaña con cuatro japoneses (sin bañador) al remojo. Había unas maderas en el suelo y una especie de tienda improvisada para poder desnudarse y dejar la ropa.
El agua estaba realmente caliente, tan caliente que solo aguante unos pocos minutos. Aún con esos pocos minutos sentimos una paz increíble. Estábamos en Japón, en mitad de un bosque perdido disfrutando de un baño termal con otros japoneses.

Para que veas lo oculto que era este sitio te contaré que creo fueron los japoneses quienes se extrañaron aún más que nosotros. Conversando con ellos una de las preguntas fue: ¿Cómo habéis encontrado este sitio?

Siempre había pensado que tras una buena caminata era mejor remojar los pies en agua fría, para activar la circulación. Debo estar equivocado porque después de esos baños de agua caliente te quedas increíblemente relajado, incluso la piel quedará suave.

¿Qué poderes esconden estos baños termales?

Los japoneses lo parecen tener muy claro, según dicen estos baños tienen poderes curativos y preventivos. Desde resfriados, hasta mal de huesos. No se si será sano remojarse en agua tan caliente pero sí se la sensación que nos dejaron al salir.

Menuda experiencia.

Roten-buro Onsen Hokkaido

7 comentarios
  • Helena

    <3 Que maravilla. Que suerte. Felicidades

    • Ricard Torres

      Javi, mi compañero de viaje (que es mucho más valiente que yo) se bañó en otro onsen “en” una playa. Al lado del mar había un baño termal al aire libre, con aguas que venían de la montaña. Así que desde dentro del baño estabas en realidad en la playa, con vistas al mar. Una locura 🙂

      PD: yo no me bañé que hacía frío.

  • Pau

    Madre mía que a gustito se debe estar ahí metido

    • Ricard Torres

      Es realmente curioso, si no te mueves quema menos. A la que haces un movimiento para recolocarte, todo te quema 😛

      ¿Tuvisteis la ocasión de ir a un onsen en tus viajes a Japón Pau?

  • Ande

    Hola, me podrías informar a cerca del onsen de Takayama? Eran mixtos? Voy a pasar un día alli con mi pareja y me estoy volviendo loca para encontrar un onsen ( sin alojamiento). Le agradecería un monton cualquier tipo de informacion. Gracias. Un saludo

    • Ricard Torres

      No, no eran mixtos (tanto los exteriores como los interiores). Incluso el de la foto (que está en medio de la montaña) tenía dos sitios separados. Ahora bien, si llegas i tienes la suerte de que no haya nadie… 😉

Deja un comentario

*
*