Las pizzas de pepperoni‎ en Estados Unidos

A estas alturas de nuestra relación pocas cosas te sorprenderán de mi.

¿Y si te dijera que uno de los motivos para viajar a otro lado del charco fue volver a probar la famosa pizza de pepperoni‎?

Hay gente que se atreve a blasfemar diciendo que aquí en España también puedes encontrar pizzas así. Yo aún no he sido capaz de encontrarla.

Recordarás que mi primer encuentro con este manjar fue en Nueva York. Cogimos el ferry con la intención oculta de comer la que decían era la mejor pizza de Nueva York. Supongo que todos los restaurantes se atreverán a decir que su pizza es la mejor, desgraciadamente no es así. La única y suculenta manera de comprobarlo es yendo tu mismo.

En los primeros días en San Francisco teníamos claro que queríamos probar la pizza pepperoni‎. Buscamos por internet y encontramos que a un par de calles del apartamento hacían pizzas al estilo de Chicago.

Convencido, dejé al cojo en el apartamento y me dirigí al restaurante. Contento de mi por poder hacer uso de mi inglés una vez más pedí la pizza y volví al apartamento. Media hora más tarde me volví a presentar para recoger el pedido.

Pedimos una pizza pepperoni‎ de 10″ que como no sabíamos si era de diámetro o radio nos equivocamos. Para dos personas era pequeña y más con la intención de intoxicarnos cárnicamente que teníamos en mente.

Días más tarde, estando aún en San Francisco, decidimos tomar revancha y hacer lo que siempre se hace en las películas: pedir una pizza a domicilio.

Buscamos por internet una vez más un local que pudiera traer las pizzas y que no se tuviera que llamar por teléfono. Al final encontramos una web donde lo pedías todo con a través de un formulario. Cuando llegó el chico le hicimos subir 3 pisos a pié y le dimos la merecida propina, en ese momento no se podía estar más integrado.

Recordando nuestro fracaso de la pizza de 10″ decidimos pedir una de 18″ que para error nuestro pensamos que sería menos de el doble. Según parece, si sabes matemáticas a diferencia de mi, la superficie de un círculo (pizza) no está directamente relacionado con el radio. Es decir, la de 18″ era mucho más grande que dos de 10″.

Era inmensa. En la fotografía de abajo puedes apreciar el tamaño comparándola con el tamaño de la botella de vino.

Como última pizza, fue la que comí en Las Vegas. En el restaurante 24 horas de nuestro segundo hotel pedí una de pepperoni‎ que volvió a ganarme. Maldita sea, estas cantidades y tamaños no están hechos para el ser humano normal. Estaba también muy buena pero incomparable con la primera que hicimos en San Francisco (Chicago style).

Con esto y el estomago que me ruge, te dejo con las fotos.

Bon appetit!

Pizza pepperoni‎ San Francisco

Pizza pepperoni‎ San Francisco-2

Pizza pepperoni‎ Las Vegas

Pizza pepperoni‎ Las Vegas-2

14 comentarios

Deja un comentario

*
*