Fuji X100, dos años después

En setiembre de 2011, unos días antes de ir a Nueva York (y con ese pretexto) me compré la Fuji X100.

Quien se hubiera imaginado que esta cámara cambiaría mi visión de la fotografía para siempre.

Street Photography

La fotografía callejera no era algo desconocido para mi antes de la X100, ya había recorrido muchas calles con una réflex colgando del cuello. ¡Caray, si incluso fui a Japón!

Con esta pequeña cámara y el viaje a Nueva York todo cambió. El concepto de Street Photography cobró un nuevo sentido, una nueva dirección. A partir de ese momento noté una evolución inmediata en mi estilo de fotografías.

Discreta y silenciosa

Es innegable que su tamaño y su modo silencioso fueron vitales para esta evolución. Para el fotógrafo de calle pasar desapercibido y integrarse con el ambiente (si es eso lo que se busca) es algo natural con esta cámara. Pocas veces me siento observado cuando llevo está cámara y tampoco tengo la sensación de intimidar a nadie cuando la levanto para ver a través del visor.

Mi zoom son mis piernas

Es algo que no puedes explicar del todo, es algo que te costará de vender. Me he encontrado gente que me ha preguntado ¿Y esta cámara no tiene zoom? en el sentido de ser un defecto o un problema.
Si has probado un objetivo de focal fija sabrás que es todo lo contrario. Para este tipo de fotografías no necesitas hacer zoom, para esto estan tus piernas.

Recuerdo una frase que me dijo mi padre hace tiempo, de un fotógrafo cuyo nombre no puedo acordarme Robert Capa:

Si tu fotografía no es buena es que no estabas lo suficientemente cerca

Interprétalo como consideres 😉

Dos años y muchas fotografías

No llevo la cuenta. Con las varias actualizaciones de software, que han mejorado aún más la cámara, he perdido la numeración por lo que no puedo decirte cuántas he hecho con exactitud.

Lo que sí puedo decirte es que esta cámara ha viajado, y mucho. Empezó recorriendo las calles de Nueva York, para trasladarse hasta Alemania, sobrevolando siberia y aterrizando en China para volver a dar la vuelta hasta California.
Una vuelta al mundo siendo la Fuji X100 mi compañera inseparable, una compañera en la que puedes confiar. Una cámara que sabes hará lo que quieres, fiable y de altas prestaciones.

Gracias Fuji por crear un producto tan maravilloso.

8 comentarios

Deja un comentario

*
*