De vuelta en Barcelona

Así es. La versión corta de la historia es que no valía la pena dejar todo lo que tenía en Barcelona por un trabajo en Londres. Al final, no todo se puede comprar con dinero (familia, amigos, artes marciales…).
Si esto me ha enseñado algo es que realmente no quiero irme de aquí. Pensaba que sí pero al vivirlo, al enfrentarte a lo que realmente es, te das cuenta de lo que en realidad quieres.

Ahora, a echar currículums, aunque con la mente puesta en el viaje a París a finales de mes para la campeonato europeo de Haidong Gumdo.

Fish and Chips Restaurant-2

18 comentarios

Deja un comentario

*
*