Cumpliendo 26

Ya vuelve a ser esa época del año, el momento de sentirse prehistórico ni que sea por un día.

El día en que quizás recibas regalos innecesarios que todos nos hacemos con el simple hecho de querer cumplir (buenas noticias: no es obligatorio hacer regalos). Después puedes quedar mal diciendo que no te gusta, que no te conocen y que para eso mejor no te regalen nada o te callas, lo aceptas y lo tiras en el armario hasta más ver.

Como siempre los de mayor edad te dirán: “pero si esto no es nada“. Yeah eso no es nada pero aún así, al menos a mi, te hace replantearte donde estás, que haces y hacia donde vas. Y más en este momento de mi vida, tras la fallida expedición alemana del año pasado.

Ahora mismo mucho rock con el grupo pero también quiero mejorar profesionalmente, quiero aprender y ponerme retos personales (¿no fueron esos los motivos por los cuales abandoné este país?). La verdad es que con todos los cambios que están ocurriendo en la empresa no se si es lo que más me interesa.

Como decía el gran Steve Jobs:

If you haven’t found it yet, keep looking. Don’t settle. As with all matters of the heart, you’ll know when you find it. And like any great relationship, it just gets better and better as the years roll on.

Así que nada, no me enrollo más que parezco el grinch de los cumpleaños.

Déjame un comentario para recordarme lo viejo que soy o para convencerme a que me corte la poderosa melena 😉

ricard-torres

31 comentarios

Deja un comentario

*
*