Clases de espada durante mi viaje a Corea del Sur

En mi último viaje, y como viene siendo un poco custombre ya, di algunas clases de Haidong Gumdo (el arte marcial coreano de espada que practico y enseño aquí en Badalona) a jóvenes coreanos.

Uno de los maestros a los que visité me ofreció hacer partes en algunas de sus clases. Un día el calentamiento incial, otro día más movimientos técnicos, etc. Incluso un poco de introducción a un grupo de 3 mamás, quienes tenían menos flexibilidad que yo.

🙊 안녕하세요!

Mi coreano es muy bajo, no lo suficiente para tener una conversación pero tengo suficiente vocabulario como para poder dar comandos en una clase (ya lo hago aquí en Barcelona). Es parte del camino, decir y explicar los nombres de los movimientos en coreano. Por ejemplo, en vez de decir «corte horizontal» en castellano usamos su palabra original en coreano.

Pues así fue. Los niños no paraban de reirse. Aunque ya no reían tanto cuando les hice sufrir 😁 Por supuesto los más pequeños de inglés nada de nada, quizás una palabra sacada de alguna película. Por otro en las diferentes clases siempre había uno o dos con un alto nivel de inglés. Uno porque había estado viviendo en U.S.A, y otros porque simplemente estaban haciendo clases extra escolares de inglés. Ellos fueron mis traductores con el resto de la clase 😌

💪 ¡20 flexiones!

Si comparo el tipo de entrenamiento que ofrecemos aquí en Catalunya o España puedo decir, tras 4 viajes a Corea del Sur, que es muy diferente al estilo coreano. Aunque el origen del arte marcial sea coreano los estilos de enseñanza son muy opuestos. Nosotros, quizás Europa en general, nos gusta sufrir. Nos gusta que nos hagan trabajar, el esfuerzo, el sudor… Este es el estilo con el que me enseñó mi maestro, que aun siendo él de origen coreano lleva más años en España que en Corea.
Aquí encontramos recomenpsa en una buena clase, intensa, que nos haya hecho ganarnos la cena o la cerveza de después. Por supuesto, es mi punto de vista y de lo que veo en mis alumnos de manera general (siempre hay excepciones).

Por otro lado, en Corea del Sur, la intensidad con los alumnos es mucho más baja. Y por lo tanto, la exigencia también. No podemos comparar sin entender que las circunstancias son muy diferentes. La exigencia laboral y escolar en Corea del Sur es mucha más alta que en España. Puedo entender que lleguen a clase con poca energía y sin muchas ganas de sudar. Prefieren divertirse con juegos u otro tipo de ejercicios. Para nosotros quizás esa diversión venga en forma de trabajo físico. Los únicos casos donde he visto fuerete intensidad en Corea es cuando se entrena con y entre instructores, quienes dan o van a dar clases.

👌 Conclusión

Ambos enfoques son correctos, al final tienes que adequarte a tu público. Si vives de dar clases no puedes tirar piedras en tu tejado con un estilo de enseñanza que no funciona en tu zona.

Aquí van algunas fotos:

2 comentarios

Deja una respuesta

*
*